Las damiselas son de Venus y Las reinas son del planeta que les da la gana (Diversos) por Rosetta Forner

May 23, 2019

Las damiselas son de Venus y Las reinas son del planeta que les da la gana (Diversos) por Rosetta Forner

Titulo del libro: Las damiselas son de Venus y Las reinas son del planeta que les da la gana (Diversos)

Autor: Rosetta Forner

Número de páginas: 420 páginas

Fecha de lanzamiento: September 12, 2013

ISBN: 8408118528

Editor: Booket

Las damiselas son de Venus y Las reinas son del planeta que les da la gana (Diversos) de Rosetta Forner está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Rosetta Forner con Las damiselas son de Venus y Las reinas son del planeta que les da la gana (Diversos)

Las damiselas son de Venus No salgas de casa sin «haberte tomado cuarto y mitad» de dignidad. Ponte la corona. Y no te la quites ni para dormir. Se acabó el: - Estar damisela perdida. - No creer en ti. - No cuidar de tu psique/alma. - Hablar mal de ti misma. - Relacionarte con hombres que no le aportarán nada bueno a tu alma. - Esperar que te rescate un «príncipe azul».Adiós para siempre a las diademas flojas. Bienvenido el creer que eres lo mejor que te ha pasado. Bienvenida la mejor historia de amor de tu vida. De hoy en adelante, sólo relaciónate con quien le hable a tu alma. Siéntete afortunada por ser alguien tan especial como eres. Las reinas son del planeta que les da la gana Mañana es tarde para ser feliz, así que empieza hoy a: - Amarte como nadie te amará. - Asumir que eres lo mejor que te ha sucedido. - Creer que eres un milagro de amor divino. - Sanar las heridas de tu corazón. - Atreverte a tener ideas propias. - No traicionar tus principios. - No tener pareja por tenerla. - Buscar relacionarte con gente que le hable a tu alma. - Ocuparte de ti, cuidarte. - No rebajarte ante nadie. - Cultivar la sabiduría. - Ponerte las alas y volar hacia tu destino como te plazca. Ponte la corona. No te la quites ni para dormir. Decide, de una vez por todas, de qué planeta te da la real gana ser. Y, si quieres seguir siendo de Venus, es tu opción.